jueves, 15 de septiembre de 2011

Una boda y mucho por organizar


Todavía recuerdo el día en que una de mis amigas nos dio la noticia: "¡Me caso!". En aquel entonces, tengo que reconocerlo, lo de la boda me sonaba a chino. Y es que eso de comprometerse para siempre con una persona es un paso muy serio. 


Después de la sorpresa inicial, recuerdo que mis amigas y yo estuvimos de lo más emocionadas con la boda en cuestión. Eso sí, cuando llegó el gran día, nos pasó lo mismo que a los novios: el día voló en un abrir y cerrar de ojos. 

Y es que esa es una de las características de las bodas: después de meses y meses de preparativos, el día se pasa volando. Pero eso sí, no hay duda de que se trata de un momento realmente especial. Y muy bonito. 

Volviendo a aquella primera boda, lo que no podía imaginar en aquel entonces es que hoy sería yo la que está preparando su boda, ¡y a solo diez días! Con lo anti-matrimonio que yo era... Ya me lo advirtió mi amiga -sí,la que se casaba-: "Es porque no has encontrado a la persona adecuada". 

Tenía razón. Porque ahora la he encontrado. Y me caso. Y no solo eso, me he convertido en toda una experta en el mundo de las bodas. Y claro, lo quiero compartir contigo. Así que anímate y embárcate conmigo en esta aventura... ¡Merece la pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario